Sostenibilidad

Ventaja 85

Las carreteras de asfalto pueden reutilizarse directamente allí donde estén

Además de la reutilización de materiales procedentes de las carreteras para nuevos materiales, la carretera en si misma puede reutilizarse in situ, reduciendo así la necesidad de trasladar materiales de un lado a otro para su procesado y posterior inclusión en asfalto nuevo. Esto tiene el beneficio de reducir transportes,   y sus emisiones asociadas, de  materiales a reciclar y de cualquiera que vaya a desecharse.

Existen diversos procesos que lo permiten mediante tecnologías en caliente o a temperaturas reducidas.

"Repavimentar"
Los procesos de tipo repavimentación se caracterizan por el calentamiento y escarificación de la superficie de la carretera en una profundidad de entre 20 y 30 mm. Esta delgada capa es renivelada de manera que cualquier exceso de material sobre el estrictamente necesario para la cota final puede descartarse. Encima de la superficie escarificada se extiende asfalto nuevo y se compactan simultáneamente ambas capas. Este proceso recurre a maquinaria muy especializada, normalmente de una longitud considerable, lo que puede limitar algo las áreas de aplicación de la técnica. El proceso consigue ofrecer una nueva superficie de rodadura, que en primera instancia ya no reunía las condiciones mínimas de textura o resistencia al deslizamiento, pero en que el material de la capa de rodadura en sí mismo está en buenas condiciones.

"Remezclado"
El proceso de Remezclado es similar al de Repavimentado, la principal diferencia es que el material existente tras el calentado y escarificado, se mezcla en su totalidad con una cantidad apropiada de material nuevo dentro de la máquina misma. La nueva mezcla se extiende directamente sobre la superficie calentada y escarificada por la misma máquina.
El nuevo material que se mezcla con el preexistente en la carretera se diseña de forma que la mezcla resultante sea adecuada para las condiciones del emplazamiento y que cumpla con las especificaciones oportunas.

"Remoción"
El proceso de remoción se ejecuta en una profundidad mayor que la repavimentación o el remezclado, normalmente hasta unos 75 mm. El firme se escarifica en frío y los materiales se homogenizan con áridos y/o ligante nuevos en una máquina ad hoc antes de extenderlo de nuevo en todo el espesor. Como esto es un proceso en frío los materiales pueden también requerir la adición de un rejuvenecedor del betún o una emulsión para mejorar la trabajabilidad antes de compactar una capa relativamente gruesa. La remoción es apropiada para el reciclado in situ de capas de base o intermedias antes de recubrirse con una nueva capa de rodadura. En algunos casos se puede incluso remozar simultáneamente la capa de rodadura y la capa intermedia, si las especificaciones y las características de la superficie lo permiten.


Referencia:
EAPA Position Paper: Asphalt the 100% recyclable construction product (2014) http://www.eapa.org/userfiles/2/Publications/EAPApaper_Asphalt_the%20100%20_recyclable_construction%20product.pdf